Nuestro calzado forma parte de nuestra imagen y esta imagen es la primera impresión que el mundo tiene de nosotros, por ello es que elegir y utilizar el calzado más adecuado para cada ocasión, evento, circunstancia y vestimenta es de suma importancia, pues aunque parezca una frase gastada, la verdad es que los zapatos dicen mucho de quien los usa.

Preocuparnos por nuestra imagen y la forma en que otros nos ven no es un simple asunto de banalidad o superficialidad, nuestra imagen es parte de nuestra personalidad y carácter, una extensión de nosotros que influye en todos los aspectos de nuestra vida y por ello debemos tener muy en cuenta nuestra apariencia a la hora de vestirnos para dar siempre la mejor impresión de nosotros mismos ante el mundo.

Para lograr esto, es importante contar con un armario que contenga prendas, calzado y accesorios para todo tipo de ocasiones y por supuesto uno de los elementos más importantes en nuestro guardarropa son los zapatos para hombre.

Por más que se diga que los hombres no nos preocupamos por la moda ni por combinar nuestro atuendo, lo cierto es que optar por utilizar un par de tenis, botas, botines o mocasines no es una casualidad, sino una decisión pensada con base en las actividades que realizamos, la ropa que usamos y el evento al que acudimos.

La verdad es que la razón por la que elegimos un tipo de calzado específico u otro va más allá de la función que le damos al caminar, correr, bailar o escalar, porque en realidad es una pieza de nuestra vestimenta que se convierte en un accesorio de nuestra personalidad.

Pero todo esto no implica que no se pueda combinar el buen gusto, el estilo, la clase y la elegancia con la comodidad, pues no se requiere demasiado esfuerzo para encontrar un buen zapato que nos ofrezca un look elegante, formal y profesional y al mismo tiempo que nos haga sentir cómodos, simplemente es cuestión de poner atención a lo que necesitamos, lo que queremos y lo que nos queda bien.

Un concepto erróneo que muchos chicos tienen, y que muchos otros llegamos a tener en algún momento de nuestra vida, es que la comodidad es un sinónimo de informalidad y desfachatez, lo que hace creer a muchos que no se puede ser formal y tener comodidad al mismo tiempo, muchos hombres llegan a tener aversión y miedo al uso de mocasines o calzado formal e incluso en muchas ocasiones adquieren el primer par de zapatos que les ofrecen cuando se tiene que ir formal al trabajo o la escuela.

Esto no debe ser así y es muy importante aclarar que el calzado formal puede ser muy cómodo y de nuestro agrado e incluso hay modelos y tipos de calzado que pueden ser tan versátiles que los podemos utilizar en eventos o situaciones formales o casuales sin temor a lucir un atuendo fuera de contexto en cualquier situación.

A lo largo de la historia, los zapatos para hombre han sufrido un proceso de evolución bastante largo, que empezó con la creación y uso de calzado con fines totalmente prácticos que se limitaban a la protección de los pies. Después surgió la necesidad de especializar la vestimenta y con ello se diseñaron zapatos para realizar tareas específicas y de manera progresiva se fue llegando al punto de tener calzado formal para la oficina o la escuela, casual para un fin de semana, deportivo para ir al gimnasio o practicar algún deporte y hasta industrial para realizar trabajos pesados.

Quizás por ello nace la idea de creer que los hombres somos menos apegados al calzado y tenemos menos interés en la moda, pues en el pasado el uso de un tipo u otro de zapato obedecía a fines prácticos y no estéticos, contrario a lo que sucedió con la evolución del calzado para mujer, el cual sí estuvo mucho más relacionado con la moda y los fines de belleza y estética.

Sin embargo, por fortuna, la industria de la moda siempre ha sido innovadora y revolucionaria, se ha adaptado a los cambios sociales y culturales y con ello ha roto barreras y paradigmas muy arraigados en otras épocas.

Y es gracias a ello que en la actualidad hombres y mujeres estamos involucrados en la moda, nos importa nuestra apariencia y las tendencias por igual y la industria considera a ambos géneros para ofrecer siempre lo mejor con base en los gustos y necesidades de cada uno. En consecuencia, el calzado para caballero cada vez cuenta con diseños más visuales y extravagantes, formas, colores y texturas que hace décadas no se veían y aspectos ergonómicos que combinan de perfecta forma la comodidad con la utilidad del calzado, todo esto sin dejar de lado la elegancia y la clase.

La importancia estética que tienen los zapatos para hombre para nosotros es tan grande que ya existen tiendas de calzado exclusivas para chicos. Inclusive ya hay en el mundo un par de museos de calzado donde se exponen en vitrinas, como si se tratase de auténticas obras de arte, zapatos tanto para dama como para caballero, prácticamente en la misma cantidad y de diferentes épocas, un claro ejemplo de la importancia que ha tenido el zapato para todos en la historia de la humanidad.

En el mundo actual, donde la imagen de las personas se ha convertido casi en una herramienta fundamental para nuestro desarrollo social y laboral, el calzado es de suma importancia, pues nuestra apariencia ya no solo es un vehículo de nuestra identidad, personalidad, gustos y estilo de vida, también es una forma de comunicación y una tarjeta de presentación de nosotros ante el resto de personas.

Por ello, cada vez que tengamos la necesidad de adquirir un nuevo calzado debemos considerar el tipo de imagen que queremos proyectar, el estilo que encaja con nuestra personalidad, nuestros propios gustos y la comodidad de nuestros pies.

Para satisfacer de la mejor manera todas estas necesidades como conjunto es necesario encontrar el lugar que nos ofrezca una amplia gama de opciones, artículos de calidad, productos que encajen con las tendencias actuales y a la medida de nuestras exigencias, gustos y necesidades.

Y el lugar perfecto para encontrar calidad, tendencia, estilo, clase, elegancia y comodidad en un par de zapatos para hombre es, sin duda, Paruno.

Publicaciones recientes